LesFogueres.com

SuperArte abanica las Fallas 2018

 
Fecha de publicación: 11/03/2018 21:15

Hoy os queremos hablar de la empresa alicantina SuperArte, que está presente en estas Fallas 2018 de una manera muy especial.
SuperArte es una joven empresa, de poco más de un año, formada por dos experimentados profesionales: Jose Manuel Feliu Samper, artista de Fallas y Hogueras (Perteneciente al Gremio de Hogueras), y Fátima Garaballú Sánchez, Licenciada en Bellas Artes.

El taller artístico SuperArte de Alicante es un nuevo concepto que mezcla la concepción, ejecución y venta de artículos festeros (esculturas, abanicos, agendas, mochilas, zapatillas etc.) con la enseñanza artística. Se trata del único centro donde se toma el arte alicantino y fallero como hilo conductor del aprendizaje infantil (desde los 5 años) de disciplinas como dibujo, pintura, escultura, diseño o ilustración.

A lo largo de 2017 y 2018 han pintado más de un centenar de abanicos para más de una veintena de comisiones de Hogueras, así como piezas que han sido enviadas fuera de Alicante (Madrid, Valencia, Castilla la Mancha o Andalucía). Tras un proceso público de selección la Junta Central Fallera de Valencia ha elegido por primera vez a una firma alicantina para ser Indumentarista Oficial de Fallas. Asimismo, de forma única, Superarte no solo se encarga de diseñar y pintar los abanicos que llevarán durante su reinado la FMV, Rocío Gil, sino también de la FMIV Daniela Gómez y sus respectivas Cortes de Honor.

Los 26 abanicos Oficiales escogidos para estas Fallas 2018 han sido cuidadosamente seleccionados inspirándonos en piezas museísticas del siglo XVII, sobrios, elegantes y selectos. El otro pilar fundamental de esta colección es el emblemático Año de la Seda y la Ciudad Patrimonial de Valencia.
Cabe subrayar que este año se ha realizado una apuesta arriesgada e innovadora que va a crear o ha creado un precedente. La ausencia de grandes encajes, el varillaje de tonalidad clara con silueta sencilla y la pintura figurativa.

La característica material más destacable de la colección es la ausencia de encajes en el caso de los semipericones y la elección de una fina puntilla en las piezas infantiles, siguiendo la moda dieciochesca. Ambos modelos destacan
por una montura sencilla y una fuente tallada en madera clara barnizada, abedul y roble respectivamente. El varillaje se une en la parte inferior en el dorado clavillo metálico que se remata sin anilla ni borla, dos ausentes en numerosos modelos del siglo XVII. Finalmente, los países de los abanicos son de tejido crudo característico de una época majestuosa.

La decoración pintada de los abanicos es la parte clave de estas obras de arte. Todas las piezas incluyen el nombre de sus dueñas en la tonalidad cromática predominante del tejido de su segunda indumentaria oficial. El conjunto se ha policromado a mano con la decoración floral que emana en su parte izquierda.

El valor material y artístico de los abanicos de la Fallera Mayor y la Fallera Mayor Infantil son exaltados con especiales pinturas de sus zonas derechas. Haciéndose eco del gusto por las escenas costumbristas y campestres del siglo XVII se han reproducido dos detalles inspirados en grandes obras de artistas locales, enmarcados en magníficas arquitecturas.

En la pieza de Rocío se puede apreciar la fallera adulta, inspirada en una obra del artista valenciano Víctor Moya. La protagonista se encuadra en uno de los arcos de La Lonja de la Seda, centro neurálgico valenciano del comercio de tan preciado material.

El abanico de Daniela contiene el perfil de la fallera infantil basada en una figura de Floreal, cuadro de José Pinazo Martínez. Tras la niña se atisba la silueta de la escalera gótica perteneciente al Colegio del Arte Mayor de la Seda, germen del noble “Gremi de Velluters”.

 

Enlaces: